Un Blog con las puertas abiertas de par en par, a la vida, a la tolerancia,a la defensa de nuestros valores, a los sentimientos, y a los buenos sueños.......

martes, 6 de enero de 2009

CALLO Y OTORGO




Hay quien guarda silencio y pasa por sabio, pero no es menos cierto que hay gente que se hace detestar por su mucha palabrería.


También es verdad que cuando callamos es por que no tenemos que responder, y hay quien calla esperando su turno.
El hombre sabio, callará hasta el momento oportuno, y el fanfarrón y el necio no saben respetar su turno

Yo me he arrepentido muchas veces de haber hablado, de haber callado nunca. Xenocrates.
Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla. Sigmund Freud.
Mas vale tener la boca cerrada y parecer tonto que hablar y despejar la duda. Mark Txwain.
Considera y rumia las palabras antes de que te salgan de la boca. Miguel de Cervantes .

Y como no tengo nada mejor que decir...CALLO Y OTORGO.


14 comentarios:

lys dijo...

también hay quien calla por que no tiene nada que decir, lo tuyos es fuerte pero la palabra es la palabra.

Besos

Rosa dijo...

Tú lo has dicho... la palabra es la palabra!...

Gracias Lys.

Amig@mi@ dijo...

uff, que difícil lo tienes y que difícil lo pones.
Tendras que confiar en ti misma para decidir qué hacer.
Un besote

Rosa dijo...

Jopé qué lio amig@mia...es que pienso que cuando se hacen las cosas... hay que pensar ern algún momento las consecuencias que pueden tenr... no?. Pues a lo hecho pecho.
Un abrazo.

Nacho G.Hontoria dijo...

En el periodismo tenemos una herramienta que es la información embargada, y que, si desvelas, más te vale que huyas pronto de tu puesto de trabajo porque seguramente te echarán de él.
Como dice Iys: la palabra es la palabra, y si te has comprometido a no decir nada, no creo que tengas otra escapatoria.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Un poquito más y lo cuentas...

Yo cuando callo, que son pocas las veces, es porque no se que contestar...esto es otorgar??? pues entonces otorgo ...aunque no estoy muy convencido...saludos

Capazorros dijo...

Mis labios están sellados.

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

A veces aunque duele o no prefiero hablar y enfrentar la situacion.Besos Rosa.

Rosa dijo...

Nacho, lo primero es daarte las gracias por entrar.
Lo segundo, decirte que cuando doy mi palabra "es palabra de honor"... y no le voy a defraudar!, ha confiado en mí.
Pero intentaré convercerle para que él mismo lo diga.
Se quitaría un gran peso de encima.

Rosa dijo...

No, Manuel un poco más y no lo cuento...
Como he dicho antes, no lo voy a traicionar... tengo muchos defectos, lo reconozco, pero también alguna virtud que otra, y una de ellas es "callar".

Un abrazo

Capazorros... los míos también. Un abrazo.

M@ry, totalmente de acuerdo. La verdad aunque duela. Pero siempre dicha por la persona afectada.
En este caso, no hay verdad ni mentira...hay ignorancia!.
Saludos

Fernando Manero dijo...

"Habla cuando tengas algo valioso que decir, y calla cuando la razón no te acompañe". Es lo que yo opino. Creo que los silencios no son buenos cuando la palabra sirve para aclarar cosas, denuncoar injusticias, transmitir el saber. "Nos queda la palabra" decía Blas de Otero, y eso es lo que nos hace humanos y nos dignifica. Pero el hablar por hablar, el decir las cosas irreflexivamente, el ofender con la palabra... eso es una estupidez. Cada cosa a su tiempo y en su momento. Un cordial saludo

Luisa Arellano dijo...

Seguramente esa persona te lo ha contado para que tú lo digas porque él no se atreve. No caigas en la tentación. Convéncele para que cumpla con su deber y no cargue sus responsabilidades en los hombros ni en las conciencias de otros.

Te ha hecho una faena,no te agobies.

Prometeo dijo...

Eso solo lo hace un amigo del alam o un enemigo del alma tambien...obra en conciencia, que es la mejor consejera. Espero que los reyes te hayan colmado de reaglos de los de siempre y de los buenos, los del corazon....un fuerte abarzo.

Timbaler dijo...

El que nada hace en nada se equivoca ¿o sí?
Aunque me equivoque prefiero hablar porque alguien me corregirá y aprovecharé para aprender y porque si renunciamos a la palabra … ¿Qué nos queda?