Un Blog con las puertas abiertas de par en par, a la vida, a la tolerancia,a la defensa de nuestros valores, a los sentimientos, y a los buenos sueños.......

martes, 2 de diciembre de 2008

Virtud...¿ o es defecto?


Siempre que abría el buzón, esperaba una carta "anormal".... pero siempre había lo mismo: facturas, catálogos de compra, publicidad...

Ese dias se preguntó¿qué pasaría si todo lo que imaginamos, deseáramos se hiciera realidad por un dia?.

Suponía, que se acabarían los problemas.. nada por lo que luchar,nada por lo que entristecerse, nada por lo que enfadarse. Qué rollo, la felicidad perfecta ¿no?.Pero nó, la felicidad no es siempre perfecta...siempre salen temores a la superficie.
En el terreno personal, trataba de cambiar el enfoque, y trataba de enfocar sin incertidumbre, cada momento pleno....pero ese buzón......le llamaba sin voz, le llamaban las letras...
Vivía tratando de enfrentar con actitudes positivas su vida, motivaciones que le dieran sentido a su existencia... y llegó un dia en el que logró transcender de alguna manera en el tiempo y en el espacio en el corazón de una desconocida.
Al lado de su buzón, 5º C... no vivía nadie, y había observado que el cartero, a menudo depositaba una carta.....
- ¡Qué raro! pensó. Si el piso está puesto a la venta desde hace casi un año....
Miró a través de la rendija, y vió un puñado de cartas....cartas para "alguien", que nunca las leería.
-¿De quién serán?,¿ qué pondrán? ¿las leerá alguien alguna vez?.
Sabía, muy bien... que abrir un buzòn y coger la correspondencia de otra persona es un delito... pero también una tentación irresistible... cuando se sabe que nadie es el dueño de ese buzón.
Miró hacia la derecha, luego a la izquierda, y cuando se aseguró de que no había nadie a la vista... introdujo su mano, y como si se tratara del más bello tesoro, acariciaba los sobres sin poder extraer ninguno.
Ese Lunes... pensó ¡ de hoy no pasa!," esas cartas le llamaban a gritos."....
Se aseguró muy bien antes de volver a meter la mano de que nadie le veía.... y cuando estaba a punto de coger la última carta... la puerta cedió y cayeron todas al suelo.....las recogió y con paso acelerado cogió en el ascensor.

Cuando por fín llegó a su casa... no había tiempo para repetir el ritual de cada día.... y se sentó en el sofá recuperando el ritmo de la respiración mientras las obsevaba. Su corazón latía tan de prisa, que incluso lo podía oir.....

"Si no respondes a esta carta.... sabré entender".








2 comentarios:

conxa dijo...

parece interesante esto, continuo leyendo

Rosa dijo...

Allá voy, conxa.....